El anticuario e interiorista francés Serge Castella firma la nueva colección de Gancedo: «Canigou» un compendio de tejidos que incluyen texturas, diseños y calidades muy diversas y versátiles, en colores tendencia como el verde, el rosa o el marrón.

Serge se ha inspirado en la flora y la fauna de una de las montañas más famosas de los Pirineos, en sus materiales, su espiritualidad… para concebir diseños orgánicos como hojas del bosque, eucaliptos o encinas, cornamentas de ciervos o patrones geométricos inspirados en cerámicas antiguas. “Soy nativo del Mediterráneo, y aquí también vivo… Esto se refleja en mi manera de pensar, de comer, de actuar…”, nos cuenta Serge.

El interiorista y anticuario francés Serge Castella con Emmeline Gancedo, Directora de Diseño de la firma textil

Con una gran maestría a la hora de mezclar piezas antiguas y artesanales con diseños del siglo XX, Serge Castella (Perpignan, 1965) se ha convertido en uno de los interioristas más demandados del momento. Aunque estudió moda, sus paseos por las calles y mercadillos de París, llenos de tesoros escondidos, así como sus visitas al Museo Louvre, despertaron aún más su pasión por el arte y las antigüedades, un mundo que siempre le había gustado, y desde hace catorce años se dedica, además, a la decoración. En 2006 fundó junto a su marido, el arquitecto Jason Flinn, su propio estudio.

Foto: Manolo Yllera

Su casa del Ampurdán refleja a la perfección su gusto exquisito y su preferencia por los interiores despejados y luminosos, cómodos, con pocas piezas pero bien seleccionadas y obras de arte. . “Es preferible tener una pieza potente, con identidad, a acumular todo tipo de objetos de brocante sin carácter”, nos comenta. Son ambientes en los que se respira un lujo relajado, igual que su salón, con un sofá vestido con colchonetas y cojines confeccionados con un algodón de Gancedo.

Colección Canigou, de Serge Castella para Gancedo

Su colaboración con Gancedo

La nueva colección diseñada para Gancedo por el interiorista y anticuario francés Serge Castella, toma su nombre de una de las montañas más famosas de los Pirineos, el Canigou, que ha inspirado canciones y poemas a lo largo de siglos y es considerada una «montaña sagrada» por los habitantes de la zona; no en vano, varios monasterios se alojan en su ladera.

Sobre estas líneas, «Wood«, el diseño principal, recrea en terciopelo la textura de la madera presente en las casas de montaña.

El interiorista se ha inspirado en la flora y la fauna de este monte para concebir patrones como «Leaves«, estampados sobre lino 100% con dibujos de hojas del bosque, de eucaliptus, higueras, encinas; «Deer«, cornamentas de ciervos en terciopelo de viscosa -en relieve- sobre una base de lino rústico; «Ciprés«, el diseño geométrico de mandorlas (obtenido de una jarra de cerámica de Vallauris, de Robert Picault, de los años 60) estampado en tres nuevos colores y apto para exterior.

La gama de colores utilizada por Serge abarca los tonos marrones y calderos, complementados con otros más neutros. Para los fondos el interiorista ha apostado por  beige, crudo o lino.

En sus proyectos de interiorismo, Serge Castella no descarta ningún color, sino que a partir de la luz y el espacio, escoge las tonalidades más apropiadas para el universo que desea crear. En cuanto a los tejidos, siente predilección por los naturales como la lana, el algodón, la seda y el lino.

Colección Canigou, de Serge Castella para Gancedo

Por otro lado, el interiorista tiene una especial predilección por los trampantojos. Por ello, entre los diseños de la colección, se encuentran diseños que imitan texturas, como el raso de algodón estampado «Quartz«, que asemeja la apariencia de un cuarzo, en gris o en rosa (a la derecha); o «Esparto«, un diseño de los más vendidos de la anterior colaboración de Serge con Gancedo, que imita precisamente este material, y que ahora se reedita con un color aún más realista y en calidad outdoor.

En definitiva, las telas de la colección Canigou encajan en todo tipo de propuestas decorativas. “Son diseños polivalentes, perfectos para casas de campo y también pisos urbanos de cualquier parte del mundo”, afirma el interiorista.