Una de las tendencias que arrasa en el diseño de interiores es la apuesta por lo natural, y no nos referimos sólo al predominio absoluto de materiales como la madera, las piedras o las fibras vegetales, sino también a la predilección por la gama cromática que nos brinda la Naturaleza (tonos verdes, tierra, rojos y azules) y por las piezas artesanales o que simulan la imperfección de los objetos realizados a mano. Y lo mejor de todo, es que la tendencia por lo natural no responde a una sola estética, sino que de la fusión de todos estos valores surgen interiores de estilos muy diferentes. Lo vemos.

 

Colección Rubik de HappyTEX by Gancedo

Sillones lisos, silla de mimbre, lámpara y cojines geométricos de la colección Nómada

Los tonos tierra

Jugar con la gama de los tonos tierra en decoración, puede dar lugar a un sinfín de tonalidades y opciones decorativas, pero ante todo, representa la opción perfecta para dar un toque cálido y natural a la decoración de cualquier estancia. Además, gracias la combinación de tonos tierra y verdes con objetos de materiales naturales como fibras vegetales, madera o bambú, los interiores ganan un plus de calma y serenidad. Y si normalmente asociabas este mezcla al estilo rústico, la nueva colección Rubik de HappyTEX by Gancedo es un ejemplo perfecto de cómo también pueden dan lugar a escenas actuales con un punto de sofisticación.

 

Rubik de HappyTEX by Gancedo se compone de falsos lisos y texturas, que permiten múltiples combinaciones dentro de una misma gama de color. Esto se debe a que, en un mismo tono se pueden encontrar distintas calidades (terciopelo, chenilla, Jacquard, cheviot, jaspeados, piqués, tweeds…), con lo que los ambientes ganan en dinamismo e interés visual. Sus diseños están disponibles en tonos mostazas, terracotas y crudos, pero también en verdes, azules, grises, malvas y rosas. Todas las referencias son lavables y de alta resistencia al desgaste (40.000-100.000 ciclos martindale).

 

En este caso, os proponemos combinar asientos tapizados con telas Rubik de HappyTEX by Gancedo con un sillón de mimbre (¿te atreves con el famoso sillón Emannuelle?; una pantalla de lámpara de la nueva colección Nómada de Gancedo y dos cojines: uno, de diseño geométrico, también de la colección Nómada, y el liso, de la colección Smooth. Por cierto, no dudes en hacer partícipes a los animales en la decoración de cualquier rincón. También son tendencia, especialmente hipopótamos como éste, de la firma barcelonesa Ornamante, que diseñan y realizan piezas artísticas que representan animales, pero con apariencia humana. Cada pieza se realiza completamente a mano.

 

Colección Azor de HappyTEX by Gancedo

Sillones lisos de texturas, cojines lisos en colores tierra, alfombra geométrica y mesitas doradas

Azules y tostados

Si buscas conjugar lo natural con una atmósfera serena y elegante, con un punto de sofisticación, entonces apuesta por combinar colores neutros, cálidos y fríos con muebles claros, e incluso puedes añadir alguna pieza metálica, pues los acabados de latón y cobre están de moda. Recuerda que para interiores “urbanitas”, los tejidos más adecuados son los lisos y falsos lisos que no recarguen la decoración. También los tejidos de un solo color, pero con textura.

 

Una combinación con la que acertarás seguro y de la que nunca te cansarás es el dúo azul y marrón; dos colores que se complementan a la perfección, pues uno es frío y el otro cálido. En este sentido, nuestra propuesta es la colección Azor de HappyTEX by Gancedo, una percha de terciopelo 100% poliéster en una extensa gama de colores que abarca los turquesas, azules, rosas, calderos, amarillos, grises, marrones y beiges. Aquí se han utilizado para tapizar los sillones, que os proponemos combinar con dos cojines Wood de la colección Smooth, en tonos Blue y Orange, y con nuestra alfombra Rombitos, de yute. Las mesitas son de una firma francesa que se llama Hamilton Conte, y el jarrón de gres azul, de Ova Home.

 

Papel pintado de 1838 Wallcovering

Comedor con mesa, sillas y papel pintado en tonos vegetales rosas. Silla azul, cojin liso en rosas y jarrón en dos tonalidades de rosa y blanco

Tonos pastel para ambientes delicados

La gama de los tonos pastel nunca pasa de moda. Son perfectos para crear decoraciones suaves y relajantes y, pese a lo que muchos piensan, no tienen por qué quedar cursi y mucho menos, quedar reservado para decoraciones infantiles. La clave está en utilizarlos con mesura y, sobre todo, saber combinarlos.

 

En este caso, se apostó por alternar tonalidades verdes y rosas tanto en los revestimientos como en los muebles, textiles y complementos. A la vista está, que aportan un punto femenino sin resultar “pastelosos”, además de bienestar, luminosidad y dulzura. Como telón de fondo, el papel pintado Aurora de la firma 1838 Wallcovering, con delicados prints florales sobre rosa, que ayuda a realzar las sillas de madera pintada en tonos verdes y rosas. ¿Y si cambiáramos ese papel por el modelo Lilacs de Sanderson? Estampados florales, en tonos rosas y verdes, perfectos para combinar con sillas en la misma gama, aunque esta vez, optamos por un diseño más actual, tapizado en piel sintética, de la firma francesa Hogen, y un jarrón, de Ova Home. Para aligerar, lo mejor es añadir complementos textiles de un color liso, como el cojín Sasak, de Gancedo Ready.

 

Colección Coast de Ian Mankin

Salón en tonos tierra y azules petróleo, cojines en blanco y azul, espejo, hamaca y cestitos, todos ellos de mimbre

Aire mediterráneo

Con la combinación de tonos azules y blancos lograrás una decoración de estilo mediterráneo, en la que encajarán a la perfección muebles de madera clara y de fibras vegetales, que darán un look fresco y muy marinero a cualquier ambiente. Y si la madera está presente no sólo en piezas del mobiliario, sino también en el suelo, paredes y techos con viguería vista, mucho mejor. En este salón, la pared se ha decorado con lamas de madera pintada en blanco; un color que está presente también en muchos de los textiles. Al combinarlo con tonalidades azules, se consiguió un fresco y amable estilo rústico, un aire mediterráneo tan ansiado en los meses de verano.

 

La colección Coast de Ian Mankin, con más de 36 telas en lino y algodón, en tonos beis, blancos y azules, es ideal para este tipo de propuestas. Además, como podemos ver en el salón que acompaña estas líneas, su gran variedad de diseños –lisos, rayas y cuadros– será de gran ayuda a la hora de crear ambientes de gran riqueza visual. Además de las telas de esta firma inglesa, en Gancedo contamos complementos de Gancedo Ready (cojines y plaids) ya confeccionados que irían muy bien en este ambiente costero, como los cojines Palawan y New York, o el plaid Inle. La mecedora y el espejo son de Maisons du Monde y los cestos de Madam Stoltz.

 

Negro y grises

¿Quién dijo que con los colores más sobrios no se pueden crear ambientes con un look natural? Negros y grises encajan a la perfección en cualquier tipo de decoraciones, incluidas como en este caso, aquellas en las que queremos que reine la naturalidad. Prints florales, acabados envejecidos, piezas artesanales, diseños tradicionales… como ves, no es solo cuestión de colores, sino más bien de la fusión con el resto de elementos de la estancia.

 

Para terminar este juego hemos elegido los textiles Pure Bachelors, de Morrison & Co., que visten un comedor en blanco y negro, y al que tampoco le irían nada mal los visillos de la colección Vistas 2 de HappyTEX by Gancedo: el modelo Bombax Taupe (arriba) y Filix Grey (abajo). La silla de estilo Ercol Windsor la encontrarás en tiendas como Mobel Hispania, y el menaje, en firmas nódicas como HK Living, House Doctor y Hüsbch.