La firma Gancedo ha demostrado una apuesta clara por colaborar con el mundo de la creatividad y de la arquitectura, uniendo sus tejidos a grandes figuras del diseño y del interiorismo: Helena Rohner y los pufs Pebbles; Serge Castella y la colección Canigou; Eli Urpí con los tejidos Kimono, así como los estudios de interiorismo que periódicamente proyectan uno de los ambientes de su flagship store en Velázquez 38 como Rua Vintage 34 o Mestizo Store.

En esta ocasión los encargados de personalizar este rincón de la tienda han sido Juan Martínez y David Moya, de Alquián & Hóptimo, una firma con tienda online especializada en objetos decorativos vintage, que también realiza proyectos de interiorismo y trabajos de estilismo para prensa, marcas y eventos.

La inspiración

La luz dorada del otoño, los primeros días de frío y la placentera sensación de encontrarnos refugiados en nuestro salón, abrigados al calor del hogar. Este ha sido el punto de partida de Alquián & Hóptimo para crear en la tienda Gancedo de Velázquez 38 su particular «Refugio de Otoño»: un ambiente cálido y confortable, atemporal, y con vistas a un jardín, pensado para sentirse bien y disfrutar de cada instante. Un salón en el que se ha logrado una atmósfera serena, que invita a pasar horas y horas dedicándonos a las cosas que más nos gustan.

La gama cromática

Como telón de fondo, Alquián & Hóptimo apostó por un tono oscuro en paredes y alfombra, creando una atmósfera envolvente y mágica. Y para que el ambiente no resultara demasiado sobrio, se eligieron textiles en verdes y tostados. Además, se añadieron discretas pinceladas de colores vivos a través de distintos carteles vintage y otros complementos. Así, la pared del sofá se decoró con dos carteles de mecánica de los años 60, originarios de Alemania.

Muebles y detalles muy cuidados

El sofá, la pieza principal de este ambiente, se tapizó en terciopelo verde oliva de Gancedo con vivos en color musgo. A ambos lados del sofá se colocaron unas mesas españolas de madera lavada tallada , con los sobres tapizados en lino y algodón de la colección Calanda.

El remate con tachuelas de bronce envejecido es un homenaje a la mejor tradición artesana y los materiales naturales. Valores que definen la identidad de la marca Gancedo que, con fábrica propia, taller de confección e instaladores profesionales, ha sabido mantener vivo su apasionante oficio y la vocación por lo bien hecho, además de atesorar un conocimiento artesano que aporta a cada pieza un valor único.

La decoración de este rincón de estar se completó con otras piezas muy especiales: una mesa vintage, con sobre de cristal y patas torneadas en bronce a modo de mesa de centro, y una consola francesa sobre la que se apilan los libros que leeremos este otoño, recuerdos de viajes y el cartel de cine de «Elephant Boy», una película británica de aventuras del año 1937.

Las cortinas

Para conectar el interior con el jardín exterior, el equipo de Alquián & Hóptimo utilizó una cortina doble rematada con vivo de chintz. La cara interna es un tejido liso en un tono verde bosque, que invita a quedarse en casa, mientras que la exterior se confeccionó con el diseño Damor de la colección Nómada de Gancedo: estampados étnicos en tonos verdes sobre una base de algodón y lino. Una llamada al viaje y a la aventura.

Cojines apilados

Junto al ventanal, se colocó una pila de cojines de terciopelo en tonos cálidos (rojos, amarillos, verdes y tostados) que, además de aportar luz y color al resultado final, podrían utilizarse a modo de asientos para así disfrutar de una reunión en un chill out improvisado.

Acércate a Velázquez 38 y descubre in situ las maravillas de este acogedor rincón de estar: un ambiente envolvente y confortable que será nuestro refugio de otoño ideal.