Desde que se fundó en el S. XVIII, esta empresa italiana ha mantenido las mismas técnicas y la magnífica calidad de los tejidos, en su mayoría realizados en seda natural. Producen colecciones soberbias: terciopelos bordados, lampas, damascos…

Con sus telas se han decorado los más suntuosos palacios del mundo y es una firma con un prestigio mundial, reconocido por altos mandatarios. Sus proyectos incluyen el Vaticano, Estados Unidos, San Petersburgo…